Esquerra Unida Els Verds Ajuntament d’Aldaia

Garzón condenado. ¡Alza, toro de España: levántate, despierta!

Javier Parra. LaRepública.es

“Cautiva y desarmada la Justicia y la Vergüenza, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos miserables. Garzón ha sido condenado†. Así podría resumirse la situación en la que la España bochornosa ha condenado al juez Garzón – quien investigó a los delincuentes de la trama Gürtel - convirtiéndose así en el primer condenado por este caso, pocas semanas después de que fueran absueltos Camps y compañía.

Y es que el Tribunal Supremo ha condenado al juez Baltasar Garzón a 11 años de inhabilitación en el ejercicio de su cargo por autorizar la intervención de las comunicaciones que mantuvieron en prisión los cabecillas de la trama ‘Gürtel’ con sus abogados, y que según el juez formaban parte de la trama.

El tribunal que ha condenado a Garzón está presidido por  Joaquín Giménez y está compuesto por Manuel Marchena – el instructor del caso de los cobros de Nueva York -, el juez Varela – instructor de la causa contra Garzón por los crímenes del franquismo-, Andrés Martínez Arrieta, Francisco Monterde y Juan Manuel Berdugo.

España se convierte así, una vez más, en la vergüenza del mundo, que mira estupefacto a un país donde los corruptos son encumbrados mientras los que los investigan son condenados; a un país donde los asesinos y sus cómplices en la dictadura son homenajeados, mientras sus víctimas siguen yaciendo sin justicia en la mayor fosa común del mundo.

“Me duele España†, escribiría Unamuno, pero esta España además de doler avergüenza.  Avergüenza y provoca nauseas, como si nos hubieran hecho tragar tanta mierda que hubieramos  olvidado de que ésto que nos rodea y nos apesta no es España.

España es otra cosa, es un toro dormido como lo describiría Miguel Hernández en su poema que nos llama de nuevo a filas:

  Alza, toro de España: levántate, despierta.

Despiértate del todo, toro de negra espuma,

que respiras la luz y rezumas la sombra,

y concentras los mares bajo tu piel cerrada.

Despiértate.

Despiértate del todo, que te veo dormido,

un pedazo del pecho y otro de la cabeza:

que aún no te has despertado como despierta un toro

cuando se le acomete con traiciones lobunas.

Levántate.

Resopla tu poder, despliega tu esqueleto,

enarbola tu frente con las rotundas hachas,

con las dos herramientas de asustar a los astros,

de amenazar al cielo con astas de tragedia.

Esgrímete.

Toro en la primavera más toro que otras veces,

en España más toro, toro, que en otras partes.

Más cálido que nunca, más volcánico, toro,

que irradias, que iluminas al fuego, yérguete.

Desencadénate.

Desencadena el raudo corazón que te orienta

por las plazas de España, sobre su astral arena.

A desollarte vivo vienen lobos y águilas

que han envidiado siempre tu hermosura de pueblo.

Yérguete.

No te van a castrar: no dejarás que llegue

hasta tus atributos de varón abundante

esa mano felina que pretende arrancártelos

de cuajo, impunemente: pataléalos, toro.

Víbrate.

No te van a absorber la sangre de riqueza,

no te arrebatarán los ojos minerales.

La piel donde recoge resplandor el lucero

no arrancarán del toro de torrencial mercurio.

Revuélvete.

Es como si quisieran arrancar la piel al sol,

al torrente la espuma con uña y picotazo.

No te van a castrar, poder tan masculino

que fecundas la piedra; no te van a castrar.

Truénate.

No retrocede el toro: no da un paso hacia atrás

si no es para escarbar sangre y furia en la arena,

unir todas sus fuerzas, y desde las pezuñas

abalanzarse luego con decisión de rayo.

Abalánzate.

Gran toro que en el bronce y en la piedra has mamado,

y en el granito fiero paciste la fiereza:

revuélvete en el alma de todos los que han visto

la luz primera en esta península ultrajada.

Revuélvete.

Partido en dos pedazos, este toro de siglos,

este toro que dentro de nosotros habita:

partido en dos mitades, con una mataría

y con la otra mitad moriría luchando.

Atorbellínate.

De la airada cabeza que fortalece el mundo,

del cuello como un bloque de titanes en marcha,

brotará la victoria como un ancho bramido

que hará sangrar al mármol y sonar a la arena.

Sálvate.

Despierta, toro: esgrime, desencadena, víbrate.

Levanta, toro: truena, toro, abalánzate.

Atorbellínate, toro: revuélvete.

Sálvate, denso toro de emoción y de España.

Sálvate.

http://www.paternaroja.es/2012/02/g...



Compartir
Compartir/Guardar/añadir a favoritos

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Estadísticas de visitas | visitas: 291437

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio INFORMACIÒ  Seguir la vida del sitio Actualitat politica   ?    |    Los sitios sindicados OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 2.1.2 + AHUNTSIC

Creative Commons License